Imagen

Un poco de enfermedad, una afirmación en la gestión

Me pilló, esta semana ha sido cuando la gripe y una pequeña bronquitis me ha dejado el cuerpo destrozado…
Sin embargo, y como ya sabes que intento positivizar mis situaciones, esta breve convalecencia me ha servido para afirmarme en mis convicciones.

El martes tuve la suerte, la inmensa suerte de recibir una sorpresa. Desde Enero de este año he cambiado de Centro de negocios y el equipo anterior me había preparado una “encerrona”. Una comida en la que me dieron un regalo y el tarjetón donde cada uno puso una dedicatoria. A pesar de que mi estado físico (la gripe estaba ya presente) no me dejó estar al 100%, mi felicidad era abrumadora, no entraba en la camisa… Allí estaban todos, sin ninguna obligación, felices por mí.

Es un equipo fantástico, donde se ha dado la circunstancia de que cada uno de ellos ha aportado lo mejor que tenía y mi actuación solo ha consistido en encauzar ese talento a un bien común valorando las individualidades. Muchas gracias por ser como sois y trabajar como habéis trabajado, para mi ha sido muy fácil.

Y después vino la gripe…. Fiebre y cama… Como no era posible trabajar en mi puesto de trabajo pues a distancia… Y estos dos días me reafirman en:

1. A las personas hay que dejarlas trabajar, cuanto más libres y definidas sus responsabilidades, más responsables son.

2. Hay que estar cuando te requieren. Trabajar a distancia no significa distanciarte de tus obligaciones, tienes que seguir ofreciendo soluciones a tus clientes, tus colaboradores y a tus jefes.

3. Tienes que hacerte transparente…. Me explico, en el día a día hay que hacer que tus clientes puedan confiar en tus colaboradores, tus jefes en tus colaboradores y para ello lo primero que tienes que hacer es que tu confíes en tus colaboradores.

Cuando esto se consigue, tu equipo crece, son fuertes, aumenta su responsabilidad y su exigencia, haciendo así que esa exigencia recaiga sobre ti.

Al crecer la exigencia de tu equipo en tu actuación, esta forma de trabajar no puede darse la vuelta…. El equipo se siente feliz porque su líder le apoya siempre y les orienta en sus actuaciones, no vas a necesitar recalcar las obligaciones y responsabilidades porque ellos superan ese nivel con la autoresponsabilidad.

Y cuando te vayas de ese equipo… Con suerte te harán una despedida, te darán un regalo y te dirán que te echan de menos… Pero cuando te des la vuelta de camino a casa sabrás que son ellos los que lo han conseguido, tu solo te dedicaste a que saliese el talento.

Un comentario sobre “Un poco de enfermedad, una afirmación en la gestión

  1. Lo comparto. Desgraciadamente estamos lejos de esta valoración en el día a día de los equipos. En relación a este tema, y también a otros, ¿para cuando un artículo sobre la Hipocresía en los mensajes de la Organización? ¿cuantas veces se señala un nuevo camino a explorar, pero luego todos los mandos apuntan en la antesala a seguir los senderos de toda la vida?
    Mucho ánimo y suerte con el nuevo destino.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s