Lo que aprendí implantando metodologías ágiles.

Año 2013 y me incorporan una persona nueva en mi equipo.

Hasta ahí todo normal…. Hasta que me dice un amigo en común…. “Vosotros dos juntos podéis cambiar lo que queráis”.

No sabía la profundidad del comentario… Una cosa si, yo aprendí mucho, pero mucho, mucho.

Cambiamos la forma de trabajo del equipo, pasamos de una estructura jerarquizada a más plana, donde los roles se cambiaban para cada proyecto que hacíamos, los proyectos se desarrollaban en momentos cortos, muy cortos, en dos semanas definíamos el proyecto, se ejecutaba y se pone en marcha… ¡¡¡ Rápido y bueno, Rápido y bueno!!! Todo el Talento de cada persona sumaba a la organización.

¡Qué locura!, ¡Qué bendita locura!.

El equipo no paraba de auto gestionarse y cada día era más y más eficiente, las personas  aprendían cada vez más, eran más seniors, más líderes, el proyecto era de ellos. Ellos lo disfrutaban y nosotros también…Fue espectacular, todo fue tan bien que nos cambiaron a otras responsabilidades.

Ahí conocí las metodologías ágiles y ahí conocí a Ricardo García Ruíz. Probablemente, Ricardo, cuando leas esto mañana me vas a decir que no lo vuelva a hacer. Te lo prometo, no lo volveré a hacer.

Sé que hay empresas que están intentando trabajar mediante metodologías ágiles. Solo les puedo decir, nosotros lo hemos hecho, y es muy potente.

Hay mucha bibliografía sobre las metodologías ágiles, que le prometo incorporar en el próximo post que hablaré sobre las metodologías ágiles en la formación a largo y corto plazo del equipo. Por ahora solo les dejo con estos puntos, que como puede comprobar, seguro que firmaría cualquiera de ustedes.

Los puntos, según Ricardo, nos indican los comportamientos claves del equipo para el correcto funcionamiento de una metodología ágil:

  • El respeto por el valor de cada persona.
  • La verdad en todas las comunicaciones.
  • La transparencia de todos los datos, las acciones y las decisiones.
  • La confianza en que cada persona va a apoyar al equipo.
  • El compromiso con el equipo y para los objetivos del equipo.

Lo que más me ha gustado de trabajar con metodologías ágiles es que muchas personas hablan sobre las mismas, Ricardo y yo nos atrevimos…. lo hicimos,  sabemos hacerlo  …… y lo seguimos haciendo.

Gracias y hasta el próximo post.

José María.

 

Esta es una opinión exclusivamente personal, no representa en ningún modo, la opinión de la/s empresa/s para la/s que presto mis servicios.

¿ Directivo Intermedio ?. 6 Cosas para hacer.

¡¡¡ CORRE, CORRE, CORRE!!!…La tecnología te pilla y siento decírtelo, no vas a ser más rápido que ella…

¿Eres un mando/directivo intermedio que lo que te gusta es hacer hojas dinámicas?. Puf, estás desfasado. Los cuadros de mandos integrales te quitan de en medio.

¿Eres un mando intermedio que lo que te gusta es hacer informes técnicos?. Un poco después que el anterior, pero también estás fuera…

La tecnología mejora la información y los procesos, si estás volcado en ellos, más vale que cambies. No vas a aportar ningún valor en un corto espacio de tiempo.

Entonces dirás, ¿qué tengo que hacer?. Ahí va mi opinión…

1. Crea líderes.Desarrolla a tu equipo.

Para mí es lo primero, creando líderes el equipo se hace independiente, apoyas a tu empresa a encontrar personas que realicen el relevo generacional.
Mientras estas personas estén en tu equipo, tu equipo se convertirá en el ejemplo a seguir en la organización y en su mercado.

Busca desde el inicio las mejores capacidades de tu equipo y vuélcate en ellas. No intentes mejorar las peores de cada persona, pídele que llegue a unos mínimos en sus Áreas de Mejora.

Eso sí, gestiona y potencia sus fortalezas. ¿Entenderías que pidiésemos al mejor delantero del mundo que defienda como el mejor defensa? o ¿ Le potenciarías su tiro, regate y desmarque para que sea el que marque la diferencia?. Defendiendo que llegue a unos mínimos. Atacando, que dé su máximo.

2. Céntrate en el negocio, en tu cliente, Lidera con el ejemplo.

Sencillo verdad… Pues si, céntrate en tu cliente mediante el apoyo a las personas de tu equipo y en el trabajo “in situ” con el cliente.

3. Gestiona las necesidades de tu equipo.

Desde el momento en el que alguien de tu equipo “entra por la oficina” debes conocer cuál es su estado de ánimo. Y si lo ves abatido, pregúntale si le puedes ayudar en algo. ¿Cómo puede rendir una persona al 100% si le pueden estar ocurriendo situaciones que le afectan?.

El equipo ha de saber que estás para lo que necesiten. Escúchales con los 5 sentidos.

4. Comunica contínuamente.

Comunica, comunica y comunica. En cada momento emites un mensaje, ojo con el lenguaje no verbal, el verbal y el para-verbal. ¿Cuál es mi mejor hábito para ser lo más coherente posible?. Piensa como actuar y llegarás el momento en el que actúes como piensas.

Si eres un directivo intermedio, vístete, piensa, habla y respira como tal. Estos pensamientos se convierten en hábitos y de ahí en costumbres.Tu comunicación será consecuente, efectiva por ser verdadera.

5. Apoya en la labor. 

Si sabes que un asunto que tiene que hacer tu equipo se ve retrasado por aspectos burocráticos, intenta quitárselos. Si has de luchar internamente, hazlo. No permitas que la burocracia haga que tu equipo no llegue a conseguir los resultados.

6. Asegúrate en que se cumplen las actuaciones y los objetivos. Sé exigente y retador.

Solicita un buen sistema de seguimiento de actividades. Sabrás en cada momento donde incidir para corregir las desviaciones y conseguir los objetivos planteados.

La exigencia hace que las personas recuerden los momentos de forma agradable. Los equipos quieren conseguir grandes hazañas, no te quedes en lo pequeño.

Un saludo y hasta la próxima.

José María.

Esta es una opinión exclusivamente personal, no representa en ningún modo, la opinión de la/s empresa/s para la/s que presto mis servicios.

Galería

Profesionalización de la Gestión Financiera en Empresas Pymes y familiares.

La gestión de las necesidades financieras de las empresas en España necesitan de expertos financieros. Vaya titular, eh…. Pero si, necesitan expertos financieros independientes que con su bisturí ordenen el presente y futuro de las empresas.

Es muy importante esa “independencia”. La gran mayoría de las empresas españolas son pymes y una gran parte de ellas pertenecen al grupo de empresas familiares. Bendita empresa familiar, puesto que procedo de allí. Sin embargo, a la función financiera no se le da la relevancia que tiene, muchas veces el financiero no pasa de ser un administrativo cuya mayor preocupación está en saber donde pone esta factura o si le han cobrado menos comisiones bancarias este año que el pasado.

Como se debe a una nómina y a unos dueños, es bastante probable que su independencia luzca por su ausencia, y solo se dedique a salvar los problemas en los que les mete el gestor, que no ha pensado de donde sacar el recurso económico para el proyecto que se le ha ocurrido.No me voy a dedicar a dar palos a este colectivo de personas porque además no es culpa de ellos,estas personas tienen que defender su puesto de trabajo y hacer lo que su dirección le pide, con más o menos agrado, pero hacerlo.

Voy a incidir sobre lo que pienso que pueden hacer los gestores de estas compañías, dando alguna solución.

1. Contraten a expertos independientes para que les hagan una consultoría financiera y que les informen de cual es la estructura de balance y financiación más adecuada para su negocio.
No se dejen llevar por aquellos que hablan de que les van a mejorar las condiciones financieras, la mayoría de las veces las condiciones financieras dependen del mercado y no del Director Financiero, por lo que para esa rebaja no necesitan pagar, las Entidades Financieras se lo harán llegar gratis. Pidan que les hagan una estructura eficiente de balance y un nuevo mapa financiero. Una mala gestión de balance si es cara, tanto como para hacerle perder oportunidades de negocio por la falta de recursos.

2. Incluyan en su Gobierno Corporativo a un experto con profundos conocimientos financieros e incluyan los nuevos negocios en las propuestas a tratar en los consejos.
Es en este momento cuando a su Director Financiero le tiene que pedir una proyección del negocio con varios escenarios y que lo presente en el consejo, para ello le tienen que indicar como es el proyecto de forma amplia. Claro está, esto necesita de incorporar la delegación en su modo de gestión y en las empresas familiares no abunda. Sin embargo, día a día su Director Financiero cogerá visión de negocio y tendrá un excelente escudero para el futuro y quizás un nuevo Director General que conoce todas las entrañas de su empresa.

3. Escuche lo que le pueden decir profesionales expertos del sector financiero sobre su gestión de balance.

Un saludo y hasta la próxima.

José María Sánchez López.

Las reflexiones de este blog las escribo con carácter personal exclusivamente, y no representan en ningún modo, el pensamiento y opinión de la/s empresa/s a la/s que presto mis servicios.